domingo, 31 de octubre de 2010

Seminari EIPA: nous models de gestió pública

La setmana passada la ciutat de Sant Cugat va acollir un seminari organitzat per l’Institut Europeu d’Administracions Públiques, en el qual vaig participar juntament amb gestors locals, privats i públics, d'aquí, i procedents de quinze Estats membres de la Unió Europea. El motiu de la trobada era presentar i debatre sobre els projectes més innovadors i eficients en el sector públic europeu en la darrera edició dels premis EPSA, que premien diferents mèrits en la gestió pública, i que gaudeixen de gran reconeixement i major repercussió. Van ser dues jornades intenses, les quals difícilment podria resumir en un post. En les sessions es pretenia entrar en el detall de tots els projectes que els governs locals, regionals i estatals han volgut desenvolupar al llarg de 2009, en un marc de catalització de les polítiques europees, creant tots plegats una nova arena europea en el sector públic, que vol ser exemplaritzant al món. En el cas de la darrera edició es van presentar 125 projectes locals, 79 regionals, 82 estatals i 14 paneuropeus (presentats per la Comissió europea). L’alta participació s’explica en la recerca del millor servei, però també en la necessitat del reconeixement, d’obtenir rellevància i d’oferir eines polítiques i de gestió transferibles. En definitiva un lideratge millor i més útil per als europeus.

Els projectes s’emmarquen en quatre categories (Themes) i aquests van ser els guanyadors en la darrera edició:

1) Millora de la prestació del servei públic (Performance Improvement in Public Service Delivery), guanya el projecte e-Bourgogne, una interessant plataforma regional desenvolupada a la Borgonya francesa que permet a municipis petits i grans compartir un sistema online d’estalvi de temps i diners, facilitant l’accés de les empreses als mercats públics. Es tracta d’un servei professional que posa al servei de corporacions públiques i privades recursos humans i econòmics amb un estalvi de costos, ja què els municipis contribueixen en funció dels seus habitants, per la qual cosa poden suportar el cost d’uns serveis que d’altra manera serien inassolibles.

2) Implicació ciutadana (Citizen Involvement), categoria en la que guanya el Cologne Participatory Budget, és a dir un sistema de pressupost participatiu en la política municipal de l’ajuntament de Colònia, a Alemanya, que permet que els ciutadans proposin inversions del pressupost local, en una plataforma oberta on es poden penjar propostes i on tots els usuaris poden votar i opinar sobre les propostes. Aquest mecanisme ofereix transparència, possibilitat de traslladar als plenaris les demandes ciutadanes i fins i tot l’opció futura de generar una partida pressupostària específica per a les demandes ciutadanes, o l’establiment de nous grups objectius.

3) Noves formes de treball mitjançant partenariat (New Forms of Partnership Working), on obté el premi el projecte de l'Oldham Local Strategic Partnership, desenvolupat a aquesta ciutat propera a Manchester, amb la intenció de constituir una associació entre òrgans estatutaris, agències del sector terciari, i empreses privades per reactivar una economia local en decadència, amb problemes afegits como borses de marginació o empobriment del nivell educacional. El partenariat actua augmentant el nivell de les aspiracions locals, tractant les tensions ètniques, etc.

4) Lideratge i gestió del canvi (Leadership and Management for Change), categoria en la qual va guanyar precisament la ciutat de Sant Cugat, amb el projecte Management in Sant Cugat City Hall – Budgeting the Strategy, on es posa l’accent sobre la el canvi de l’anterior cultura de despeses municipals i la seva transformació en una cultura de costos, que es tradueixen en contractes entre polítics i directors del sector públic, basats en nou concepte de la gestió pública amb l'objectiu d'obtenir beneficis per traduir-los en inversió, superant la lògica de la democràcia representativa i anant més enllà amb un codi de transparència i en una gestió de caire empresarial en la política municipal, amb la gran fita d'assolir els projectes i propostes electorals, és a dir l'estructuració d'un sistema de gestió executiva, que s'ha traduit a Sant Cugat en el sistema PACTE (en aquest link trobareu tots els detalls en castellà i anglès també).

A més d’aquests projectes s’hi van presentar i comentar al seminari d’altres, com ara un projecte de l’ajuntament austríac de Graz i les seves polítiques d’igualtat de gènere, que aconsegueix transposar la llei comunitària en accions molt concretes per promocionar la presència de la dona en la rellevància social des de la infantesa, i molt interessant també el projecte del Servei d’immigració danès, on la direcció d’immigració es va transformar en servei al ciutadà, millorant-ne a més l’eficàcia. Paral•lelament a les presentacions dels projectes, es produïen debats en les pauses i dinars encaminats a l’intercanvi de les bones pràctiques, buscant pautes de comportament comunes i també noves, en aquest espai europeu comú que busquem, no només per assolir una excel•lència en l’administració pública, sinó també per a les empreses i ciutadans, arribant tots a la conclusió de què un canvi de mentalitat en la cultura de l’administració pública és essencial.

La cloenda es va fer en un espectacular dinar a l’Auditori amb el patrocini de l’organització empresarial Sant Cugat Tribuna, i les intervencions de l’Alcalde, Lluís Recoder, i la Directora General d’EIPA, l’alemanya Marga Pröhl, que va oferir una brillant i valenta ponència sobre la necessitat del compromís en enfortir les administracions públiques a la UE, unificant criteris, implicant a tots els actors i contribuint a assolir, no únicament els objectius 2020, sinó les demandes d’una ciutadania europea més exigent i amb necessitat de noves eines per gestionar els canvis que estem patint.

Les meves felicitacions a EIPA, que treballa precisament des de la seva antenna de Barcelona en el desenvolupament regional a la UE, a més de contribuir a totes aquestes pràctiques encaminades, a més, a l'assoliment dels objectius Europa 2020. Un dels més brillants participants, el finès Seppo Määttä, recomanava que per tal d’innovar ho fem basant-nos en la demanda, posant el focus en el món exterior, en la visió de l’interlocutor, és a dir del client en el món empresarial i del ciutadà en el món públic, qüestionar sempre les nostres creences bàsiques, crear un sector públic creïble i més reconegut per establir una plataforma on s’eliminin els aspectes superflus aplicats fins ara en l’administració pública, i alhora demanar-nos quins factors haurien de ser potenciats, o bé on hauríem d’incrementar els estàndards. Finalment ens recorda que és completament estèril ser innovadors en soledat, que cal formar un sistema, integrar-nos-hi, rebre el feedback dels nostres superiors i retornar-lo als nostres inferiors, és a dir implicació, compartir les expectatives, delimitar funcions i no reprimir l’entusiasme. Això és europeïtzar i encara que aquestes premisses siguin “easier said than done”, el cert és que amb convicció es poden canviar les coses, compartint codis europeus, que ens faciliten ser més responsables i hàbils en la gestió,  i reforçar la confiança en els valors democràtics i socials que representa la Unió Europea.

* Foto: intervenció de Lluís Recoder durant el dinar.

viernes, 29 de octubre de 2010

Me quedo con los líderes optimistas

Hoy la prensa europea se hace eco de las decisiones tomadas en el Consejo Europeo de ayer, y lo hace destacando de forma mayoritaria las diferencias y desconfianza mutua entre los gobiernos de los Estados miembros, en un derrotismo al que estamos acostumbrados los que seguimos la información sobre la UE. Suspicacias al margen, y aunque la candente cuestión de la reforma del tratado quede prorrogada hasta 2011, sí ha habido un acuerdo parcial que calma las turbulentas aguas (sobre todo alemanas) por un tiempo. Retomando mi reflexión de ayer aquí sobre lo mucho que se jugaba la eurozona en la reunión del Consejo que se está celebrando, les pongo al día del importante avance logrado ayer. El pacto alcanzado ayer supone incrementar la vigilancia y exigencia para los Estados miembros de la eurozona, para lo cual no hace falta abrir el melón de la reforma de los sagrados marcos legales de la Unión. A instancias de Alemania se ha conseguido que los acreedores privados participen en posibles rescates derivados de las crisis financieras de los Estados miembros. Recordemos que Alemania es el país que, calculadora en mano, más sufre el riesgo directo por la posible bancarrota de otros países, como Grecia e Irlanda, y por ello exigía cubrirse las espaldas con la posibilidad real de penalizar con pérdida de derecho a voto en el Consejo a aquellos paíes que incurran en déficit excesivo, y especialmente que en 2013 no hayan cumplido con las condiciones impuestas en la transferencia de dinero público, realizada este año desde las instituciones comunitarias, con el aval del BCE. Todo esto se concretó ayer en la aprobación de un mecanismo automático firmado por los 27 jefes de Gobierno. Cierto es que la propuesta alemana contemplaba además la suspensión del derecho a voto, pero esta condición no sólo no pudo aprobarse, sino que concitó además el rechazo contundente y airado de muchos Estados miembros.

No obstante, con la decisión aprobada ayer, se configura un marco legal que propicia que los bancos y entidades privadas respondan sobre las cantidades a los prestatarios públicos en cada uno de los Estados miembros. Las claves de la concesión por parte de los Estados miembros afectados por la medida son muy diversas, y no es descartable que otros imponderables hayan influido en la aprobación del mecanismo, aunque sólo podamos enmarcar en la categoría de rumor aquello de que en círculos económicos alemanes se lleva tiempo valorando la viabilidad de mantener la moneda común sólo para aquellos paíes económicamente "responsables", algo que como amenaza velada puede tener ciertos efectos, ya que evidentemente pondría en jaque un proceso de integración europea que ahora mismo se encuentra en una encrucijada, pero que -por paradójico que pueda parecer - goza de unas excelentes perspectivas, una vez se han dejado atrás los tabúes de la política exterior común y del gobierno económico europeo.

Ahora estamos empezando una aventura, en un horizonte que oteamos plagado de obstáculos, en un contexto de cierto recelo mutuo y con un Reino Unido que claramente ha amenazado con bloquear la expansión presupuestaria y con rechazar toda nueva cesión de competencias a Bruselas. Cierto es que la Unión Europea no puede cruzarse de brazos, la consolidación fiscal es una estrategia fundamental, pero a medio plazo también lo serán las políticas generadoras de consumo o de empleo, las políticas en cierta forma keynesianas, aunque para ello previamente sean necesarias las políticas anticíclicas. Hay un escenario para 2011, pero hasta 2013 es más que probable que deban tomarse más decisiones cruciales. Entretanto, la Comisión sigue más lanzada que nunca, con una vicepresidenta Reding, en busca de su espacio de líder de una UE enfocada en la ciudadanía (ver mi entrada de ayer), y un presidente Barroso mostrando una fe ciega en las posibilidades de una UE unida políticamente a fuerza de decisiones económicas. Sea como fuere, yo soy de las que siempre prefiero tener líderes optimistas. Si la fe cotizara en bolsa...

jueves, 28 de octubre de 2010

The EU after the crisis: between revolt and persuasion

The economic crisis remains the main concern of Europeans, and so economic governance is being at the heart of the debate at the European Council (being held today and tomorrow). The main challenge now is to move from emergency mechanisms (risky and unsafe) to structural reforms in order to assure financial stability throughout the Member States. Many questions are being raised, such as "Does eurozone need a permanent bailout fund?" Probably, aside from our capacity to foster economic growth in the whole EU.

But here comes the revolt. Germany is playing a leading role these days, so we may ask where Germany is heading to. Up to now Merkel has clear plans for tougher eurozone rules, reinforced with the French support after the franco-german meeting at Deauville last week, where both countries reached a deal to enshrine new rules by Treaty modification. Some say, quite rightly, that this would mean opening the Pandora box once again. Many Member States feel surprised about this Berlin-Paris action. It remains to be seen if this proposal is received with total hostility in the Council today. For instance, Juncker (current president of the Eurogroup) said the Franco-German plan is unacceptable, as it implies a risk of instability. Many Head of Governments and Ministers are worried about the issue of institutional reform. Are we ready for a new Treaty reform? Not likely to be passed as soon as needed (by 2013, when the current financial assisting mechanisms are due), particularly when some countries are even eager to renationalize (maybe the UK?) EU powers. Some even consider alternative options, like including modifications in Croatia's accession treaty to be signed next year. On the other hand, we undoubtedly need a budget consolidation and discipline in the eurozone. But there are voices stating that creating a permanent crisis mechanism for the eurozone should not require Treaty change (except for the suspension of voting rights, proposed by Germany and France). So, get ready for a very intense battle. Let's hope there is still a good option to handle the crisis for everyone.

Regarding the love and persuasion concepts, the Commission has taken it seriously, so is leading a campaign to win for the European Union the gratitude of its 500 million citizens. Commissioners Reding and Barnier announced yesterday (Official Press Release) a bundle of measures promising “everyday solutions to the everyday problems of citizens”, based on the 25 main obstacles that citizens may confront throughout their lives based on their complaints. They insisted on the idea that markets need to serve both the economy and our citizens, whereas Barnier added that the single market is not delivering as well as it might.

As an example, Reding said she wanted to improve consumers' rights by improving protection for travellers who book holidays over the internet, for existing consumer protection covers only packages combining travel and accommodation, while more and more consumers are buying flights and hotels separately. They also put forward the Single-market Act, which includes initiatives to help small and medium-sized businesses obtain financing, simplify accounting rules and improve access to public procurement contracts. The Commission will also propose measures to improve the market for digital music by creating a one-stop shop for artists to sell their work throughout the EU, and so on... up to 25 measures. It looks quite impressive and now is our task and responsibility to let citizens know about these new rights and opportunities. This is valuabe benefit for the consumer (or the citizen as a costumer), and it's a good example of what we expect from the EU. So let's proceed!

lunes, 25 de octubre de 2010

Debate de futuro: los puentes energéticos entre continentes

Mañana empieza en Barcelona una conferencia interesantísima, con participantes de gran relevancia, centrada en los proyectos de energías renovables en los desiertos de África y Oriente Medio para ofrecer suministro de energía eléctrica sostenible a Europa. Se trata de la Conferencia Anual promovida por Dii, la única iniciativa industrial que se ha comprometido con un proyecto de estas características, que cumple ahora su primer año de existencia. El motivo de la Conferencia es conocer de primera mano los avances de este primer año en funcionamiento, pero sobre todo participar en las discusiones sobre los objetivos políticos y económicos, así como del marco regulatorio preciso para poder producir de forma masiva energía eléctrica a partir de recursos naturales como el viento y el sol, con el reto de reducir los costes de esta producción, hasta ahora muy elevados para poder competir en el mercado con otras energías más baratas y de más fácil obtención. En estos debates participarán agentes políticos, como Oettinger (el comisario de Energía), altos representantes de las regiones africanas y de Oriente Medio implicadas, miembros de la Liga Árabe, la Unión por el Mediterráneo o el Banco Mundial, así como empresarios del sector y científicos de relevancia internacional, lo que garantiza discusiones al más alto nivel.

Se espera que los resultados permitan establecer y fomentar la creación de las condiciones políticas, económicas y sociales para obtener energía en los desiertos y poder colocarla en los mercados europeos. Asimismo se tratará de definir el mix tecnológico idóneo para la generación de energía en la que se conoce como zona NAME (North Africa Middle East), así como para la tranmisión o transporte de esa energía hacia los mercados de consumo, de una forma viable a medio plazo y a un coste asumible. Otra de las cuestiones a tratar es cómo conseguir la financiación para poner en funcionamiento un proyecto de referencia que permita demostrar la viabilidad y el ahorro de costes real, y por último desarrollar un plan a largo plazo que sirva de guía para las inversiones en las regiones del norte de África y Oriente Medio desde ahora hasta 2050.

Teniendo en mente que uno de los objetivos prioritarios de nuestra Agenda 2020 es lograr un triple 20 % en el campo de la energía, recordemos: a) 20 % en ahorro energético por mayor eficiencia; b) 20 % sobre el total en el uso de energías alternativas; c) 20 % en la reducción de gases efecto invernadero, hemos de ser conscientes de que nos enfrentamos al reto de una revolución energética en la Unión Europea, donde conviene recordar que el mercado sigue fraccionado debido a las resistencias derivadas de distintos intereses corporativos (las grandes empresas eléctricas en Europa) y estatales (que recelan de perder el monopolio energético). Además, debemos constatar que hasta ahora nuestro modelo productivo ha estado, y está, ligado al uso de las energías fósiles a bajo precio, dejando el suministro y el coste en una situación de incertidumbre de cara a futuro, además de la lacra que supone para Europa la dependencia energética de unas fuentes de energía que se sitúan fuera de nuestro territorio (y que nos colocan a merced de otros actores, como Rusia). Por ello el reto energético es una exigencia que debe afrontarse sin miedos y como una doble oportunidad, por un lado para mejorar el modelo y fomentar la autonomía europea y, por otro, para combatir el cambio climático. Estaremos atentos a las conclusiones de la conferencia de mañana.

viernes, 22 de octubre de 2010

El potencial anticrisis del nuevo presupuesto europeo (a debate)

Esta semana la Comisión ha presentado su propuesta definitiva para la revisión presupuestaria que se empieza a negociar ahora en la UE, y que tendrá efecto para el marco financiero posterior a 2013. El miércoles se presentó la Comunicación dirigida a todas las instituciones implicadas, donde se desgranan novedades importantísimas e inéditas en la historia de la Unión, lo que trasluce las muchas preocupaciones que hay en Bruselas sobre nuestro futuro económico y político.

Las anteriores perspectivas financieras, que se pactaron en 2004, estuvieron muy marcadas por los costes de la ampliación y por la revisión de la PAC, pero ahora los tiempos han cambiado. No hace falta hacer mucha memoria para recordar los 60 billones de € del rescate griego, basado sobre el principio de los préstamos back-to-back avalados por la UE, con la misma fórmula con que se prestó dinero en 2008 y 2009 a Hungría, Letonia y Rumanía en colaboración con el FMI y el Banco Mundial. Bajo el mismo formato existe actualmente un techo de hasta 50 billones de € para prestar a los candidatos a adoptar el euro (vean aquí más detalles sobre el funcionamiento de este mecanismo).

Pero no nos desviemos de lo importante, y recordando que la negociación de las perspectivas financieras 2007-2013 causó muchas divisiones y estuvo muy marcada por el concepto de los saldos netos, se pretende evitar ahora que la financiación del presupuesto se utilice como variable de ajuste con correcciones ad hoc negociadas hasta el último momento. Y por fin se han puesto manos a la obra para trabajar en un presupuesto que aporte flexibilidad a la disciplina presupuestaria, entendiendo el presupuesto como una excelente herramienta anticrisis, sin olvidar los nuevos factores políticos, entre los que destaca el objetivo Europa 2020 (establece prioridades estratégicas, por lo que el presupuesto debería maximizar su impacto); la consolidación fiscal (limitar el gasto público en muchos Estados miembros, cumplir con el PEC, incluir mecanismos de cumplimiento, incentivo y sanción en el presupuesto comunitario); los mecanismos de estabilización (préstamos a Estados miembros garantizados por el presupuesto de la UE hasta 110 billones de €, buscar soluciones pos-2013, y decidir si el EFSM (Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera) pasará a ser un mecanismo permanente); negociaciones agrícolas (impacto Doha y Mercosur con reflejo en un mecanismo para el desarrollo rural, si bien reduciendo el peso agrícola en el presupuesto, eliminar las ayudas a la exportación); proyectos de gran calado como Galileo e ITER; plantearse la financiación futura para la infraestructura energética y el cambio climático, y por último valorar el impacto real del presupuesto sobre las políticas, sin olvidar los nuevos retos, como el Servicio Europeo de Acción Exterior.

El capítulo de la financiación es percibido como algo complejo e injusto, en parte por la presencia de los mecanismos de corrección, sobre todo porque éstos se basan en cálculos sobre balances netos y no tienen en cuenta la incidencia real del gasto comunitario, y porque además la resultante no es proporcional a la riqueza relativa de cada Estado miembro, además de que no son sistemáticos sino se negocian con cada país, lo que desvirtúa totalmente el sentido global y político de la herramienta financiera. La cruda realidad de todo esto es que las correcciones han sido elementos utilizados para presionar y forzar hasta lograr las unanimidades necesarias para votar y aprobar los presupuestos. Por ello, la actual Comisión se muestra firme en su intención de suprimir las correcciones y ajustes, especialmente la corrección británica, que se pactó con Thatcher (que se quejaba de beneficiar demasiado a los países agrícolas mediterráneos) en 1984 y que condujo a otras correcciones, como la sueca y la holandesa, y a descuentos para Alemania y Austria, elementos compensadores que la Comisión pretende suprimir más pronto que tarde.

Con todo, la verdadera novedad de la propuesta de la Comisión es la insistencia en crear un nuevo impuesto europeo. La propuesta de la Comisión es eliminar el recurso IVA, y establecer un nuevo impuesto, a pesar de la oposición explícita de muchos Estados miembros. En el Informe de la Comisión se mencionan los Estados miembros que se han mostrado dispuestos a estudiar alternativas: Bélgica, Luxemburgo, Austria, Portugal, Finlandia, Italia, Francia, Dinamarca, Polonia, Hungría y España. Se considera que la inclusión de un nuevo impuesto europeo aliviaría la carga presupuestaria nacional.

A continuación detallo algunas de las propuestas con las pertinentes consideraciones sobre sus implicaciones políticas y financieras:

• Cuota sobre derechos de emisión de CO2: que iría directamente al presupuesto comunitario (y no al estatal). Se implementaría en 2013 y se invertiría en nuevas políticas de la UE, si bien su monto sería escaso, aunque tendría un efecto redistributivo y políticamente relevante. Una cuota de 20,3 € por tonelada de carbono para el 65% de los derechos en la UE generaría una recaudación de 20 billones de € en 2020.

• Tasa aérea: una tasa en cada vuelo basada en la distancia y el tipo de avión. Una media de 1,756 € por avión generaría una recaudación de 19,6 billones de € en 2020, con un coste para el pasajero por vuelo de 9,2 € (en 2020). Su implementación sería sencilla a través de Eurocontrol, y se vincularía con el desarrollo del mercado interior, aunque tiene la desventaja de que grava un sector económico determinado.

• Tasa sobre transacciones financieras: una tasa mínima sobre transacciones con acciones y bonos, o con divisas. Puede generar una recaudación de 18 billones de € (con datos de 2008). Sería una medida popular, y se podría destinar a proyectos de naturaleza transnacional, que difícilmente obtienen inversión de los presupuestos nacionales. El inconveniente es que el coste de implementación inicial sería alto, con riesgo de concentración excesiva, e incluso problemas de encaje legal en algunos Estados miembros.

• Impuesto sobre sociedades europeo: se aplicaría una tasa relativamente pequeña sobre la base común del impuesto de sociedades que se pactara. Esto permitiría una distribución más justa de las bases contributivas, y permitiría invertir en proyectos transfronterizos con valor añadido europeo, aunque no se vislumbra un escenario próximo de acuerdo sobre la base impositiva común.

• Impuesto energético europeo: derechos sobre el fuel para el transporte terrestre, que tendrían su reflejo en la factura fiscal. Aseguran un ingreso estable de implementación rápida, si bien tiene impacto sólo sobre un sector económico concreto.

• IVA únicamente europeo: se podría aplicar mediante un IVA combinado (p. ej. 17% nacional + 1% UE). La ventaja es que asegura ingresos estables y tiene un efecto reequilibrio entre Estados miembros, aunque no hay armonización, ni vinculación directa con políticas comunitarias.

• Derecho de acuñación: todos los ingresos monetarios del BCE y los bancos centrales nacionales se transferirían al presupuesto de la UE, con bajos costes operativos. Sin embargo, se necesitaría un cambio de protocolo de los tratados, además de un trato diferente para los Estados miembros de fuera de la eurozona.

• Tasa bancaria: un sobreprecio bancario para financiar las medidas anticrisis. Tiene la ventaja de ser una medida popular, ya que las condiciones son igualitarias, si bien los ingresos serían limitados.

Además de decidir la conveniencia de trabajar en la consecución de una nueva fuente de financiación netamente europea, deben negociarse otros elementos, empezando por la duración del futuro marco financiero, y se proponen fórmulas 5+5, 5+2, 2+5, siempre evitando los cinco años, para que el ciclo financiero no pueda coincidir con los principios o finales de legislatura parlamentaria o mandatos de la Comisión, que podría poner en riesgo la independencia y objetividad con que se gestiona el presupuesto, sobre todo por su concepción de mecanismo a medio y largo plazo. Como podemos ver, el debate está abierto y es amplio, aunque a mi juicio tiene especial relevancia establecer las áreas políticas donde va a destinarse el grueso de la inversión, así como determinar las opciones viables para obtener nuevos recursos propios comunitarios.

* Imagen cortesía de Chester Chronicle.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Cuando el futuro es hoy

No es que haya asistido recientemente a un curso acelerado de emprendeduría y me haya dado por titular con un lugar común, pero creo que este título refleja perfectamente lo que está ocurriendo en la gobernanza europea en los últimos días. Estamos, desde hace tiempo, en tránsito hacia un nuevo paradigma global, que aún no ha culminado. Este viaje lo compartimos organismos públicos, empresas, grupos privados, grupos sociales y ciudadanos. Distintos actores que nos vemos implicados, y que dependemos en gran medida de las decisiones que tomen los actores institucionales. Andamos buscando nuevos valores y referencias, tratando de desplazar aquello que ha sido un fracaso evidente, como la desregulación de un mercado financiero, que ha mostrado su cara más salvaje, también se echan de menos nuevas medidas regulatorias que garanticen la igualdad de competencia en la economía global, entendiendo que el desafío es común y no corresponde sólo a los países más desarrollados. En este contexto Europa es referente y debe serlo en las buenas prácticas políticas y normativas, aunque la crisis económica que padecemos apremia con urgencia y pone a prueba a los políticos, su responsabilidad y su credibilidad. Las noticias se agolpan y lo que viene en llamarse la velocidad de gobierno está en plena aceleración. Todo ello no es casual, y se justifica en el efecto multiplicador de distintas crisis que se solapan. La noticia de hoy, para mí, es que, en el Informe presentado ayer por la Comisión Europea en relación con la revisión presupuestaria y el nuevo marco financiero, por fin se ha planteado seriamente la cuestión de los recursos propios europeos. Obran en mi poder distintos documentos presentados por la Comisión en el día de ayer y, sin abundar por ahora en los detalles, merece ser destacado que se proponen hasta cuatro distintos posibles impuestos a recaudar directamente por el organismo comunitario, numéricamente para corregir la actual tendencia de incremento de la recaudación del recurso PIB (nacional) que supone el 70 % del total del presupuesto comunitario (dado que los aranceles han caído en picado) y que lleva el debate en el Consejo al nada edificante terreno de los saldos natos y el justo retorno entre Estados miembros.

Cierto es que esta cuestión parece técnica, y que el debate de fondo es la insuficiencia de la herramienta presupuestaria (1,2% del PIB de la UE) para realizar alguna política anticíclica, que sería lo propio en un contexto de crisis global con efecto desbordamiento entre Estados miembros, pero no restaremos importancia a la insistencia del ejecutivo de la Unión en abordar de forma seria el debate del recurso propio europeo, a pesar de que vaticinamos toda suerte de recelos por parte de los que temen unas instituciones europeas independientes (básicamente los británicos, aunque no sólo). Hasta julio próximo no se presentará la propuesta definitiva para el marco financiero de 2013, así que me quedan unos meses para entrar al análisis profundo. Una vez más, se demuestra que la Comisión es un elemento claro de liderazgo político, cuando Van Rompuy anda metido en diversas polémicas de segundo nivel, que no entraré a valorar, porque ya lo hacen otros.

De momento, y dejando pendiente para dentro de unos días mi análisis sobre el debate que tiene lugar estos días para la aprobación presupuestaria, quiero mencionar otra remarcable noticia producida ayer, relativa a la solicitud del eje franco-alemán de una revisión del Tratado de Lisboa, a fin de poder privar de derecho a voto a aquellos Estados miembros incumplidores de los criterios del Pacto de Estabilidad y Crecimiento dentro de la Eurozona, es decir se recupera la vieja sanción (que nunca se aplicó en realidad) para aquellos cuyo déficit público supere el 3% del PIB y presenten una deuda pública superior al 60% de su PIB. Para que sean eficaces, las sanciones deben ser automáticas o, en su defecto, acarrear pérdidas de derechos políticos, de ahí el derecho a voto. El motivo de esta premura es que los instrumentos de inyección de fondos a los Estados miembros en riesgo vencen en 2013, por lo que debe existir un marco legal que contemple las alternativas en caso de incumplimiento de los criterios, de modo que se evite un pernicioso efecto cascada entre países, especialmente desde Grecia. Huelga decir que la medida es imprescindible, y tanto Merkel como Sarkozy han apuntado que sin una reforma del Tratado no se podrá presionar a los gobiernos tal como demanda la situación (y los antecedentes), por ello han solicitado a los distintos Estados miembros que presenten sus propuestas para empezar a trabajar en la revisión del texto de referencia a partir de marzo de 2011.

En otra tesitura, y siguiendo en su tradicional empeño por trabajar en el camino de la integración, hoy se reúne en Estrasburgo el Consejo de Europa, con los ministros de los Estados miembros, la Comisión y la OSCE, para tratar la cuestión que afecta a los aproximadamente 11 millones de gitanos rumanos que residen en la Unión Europea, con el objetivo de mejorar su integración socioeconómica, planteando nuevas iniciativas, el intercambio de buenas prácticas y la cooperación entre todas las instituciones afectadas, incluido el propio gobierno rumano. El debate de la integración se está planteando a escala nacional en muchos Estados miembros, a menudo en términos poco constructivos, sin que la Unión Europea pueda contrapesar con políticas globales que permitan gestionar una inmigración más equilibrada territorialmente. Creo que el impacto territorial de la inmigración y su corrección es un asunto netamente europeo, no sólo para gestionar y coordinar adecuadamente los movimientos migratorios, que recordemos son libres dentro de la zona Schengen, sino para plantear políticas de asimilación de la ciudadanía inmigrada en un continente amenazado por el envejecimiento de su población, y que ve cómo la inmigración puede afectar y descompensar el estado del bienestar en algunos territorios de la Unión Europea. Es decir, la inmigración y los movimientos migratorios derivados de la libre circulación tienen impactos claramente asimétricos en la UE, y por ello se precisan decisiones políticas supranacionales o bajo el paraguas legislativo comunitario.

En un entorno global, creo que la Unión Europea debe ser modelo de integración, y en este sentido el debate enlaza con la cuestión presupuestaria, porque la herramienta financiera es la que debe permitir promover un crecimiento sostenible e inclusivo. Debemos trabajar en coordinación regional y supranacional en el mayor número posible de ámbitos, y en especial como única vía para asegurar el abastecimiento energético, para promover una nueva agricultura adaptada al comercio mundial (solventar los problemas morales y financieros de los pagos directos de la PAC) y combatir los efectos del cambio climático que amenazan seriamente el futuro de los recursos. Estos debates son más globales que europeos, pero sólo la Unión Europea es capaz de ejercer ese liderazgo, y debe hacerlo, dotándose de las herramientas y liderazgos institucionales adecuados. Todo este valor añadido que se espera de la política, sólo puede llevarse a cabo con inversión, y en una época en que los recursos públicos son escasos es el deber de las instituciones identificar el mejor uso de los fondos comunes, en palabras de Lewandowski ayer "sólo aquel euro que dé más beneficio invertido desde Europa que desde el nivel nacional". Probablemente lo idóneo no sea tanto ejecutar la inversión pública desde el nivel de gobierno europeo, sino que los tiempos indican que se deben establecer decisiones políticas no contradictorias y eficientes, porque las decisiones que toma un territorio afectan a otros territorios, y ese efecto pernicioso sólo puede preverse y corregirse desde la institución comunitaria, aunque la implementeción política idónea se encuentre en el nivel subestatal.

Por ello y desde una perspectiva de los impactos globales, de las crisis solapadas, de la incertidumbre generalizada, de la desconfianza ciudadana hacia instituciones financieras o incluso políticas, decido recuperar el espíritu positivo de una Unión Europea que se ha puesto ya manos a la obra para controlar los abusos financieros (con el nuevo sistema de control y penalización de abusos y riesgos que ya comentamos aquí), que va en el buen camino superando viejos tabús, como los que estos días se rompen, el primero el de la creación de una herramienta presupuestaria potente y supranacional en Europa, el segundo la necesidad de reforma legal para dar más fuerza a una Europa política que dé el verdadero salto desde la coordinación hacia la integración, el tercero la armonización y supervisión global en las políticas de integración e inclusión. Es decir, una Europa modelo de crecimiento sostenible, una Europa que derriba fronteras interiores y está capacitada de tomar decisiones políticas valientes. Con todo, los retos que afrontamos son de tal magnitud y efecto que sólo se podrán resolver adecuadamente con una participación institucional fuerte que implique también a actores privados, organizaciones sociales, ciudadanos y distintos niveles de gobierno, desde el local hasta el supranacional, articulando una verdadera gobernanza global en la que la Unión Europea (que empieza por cambiar el paradigma en su interior) debe asumir un liderazgo distinto a lo que hemos conocido.

* Imagen del comisario de Presupuesto, Janusz Lewandowski (cortesía de 2space.net)

domingo, 17 de octubre de 2010

El síndrome de la red social ataca a los políticos europeos

Sabemos que desde la Unión Europea lo tenemos muy difícil para comunicar. Las instituciones y los diputados europeos sufren de una total carencia de la cobertura mediática tradicional acerca de sus actividades. Machado nos señaló acertadamente que necio es confundir valor con precio, pero sin duda el valor de esa red social donde estamos todos (o casi) tiene adosado un precio, el coste de la necesidad de estar siempre ahí, menester que puede ser el reverso de ese afán de la omnipresencia, síndrome del que no están libres las instituciones europeas, todas presentes en Facebook o Twitter, e incluso sus representantes, comisarios, los presidentes de la Comisión y del Parlamento y, por supuesto, eurodiputados, ya que prácticamente todos tienen un perfil personal en Facebook, y que además en tiempos recientes se han apuntado a twittear en masa, tras la puesta en marcha este verano de una plataforma de diálogo continuo con los ciudadanos. A finales de septiembre empezaron las entrevistas a eurodiputados vía Twitter a través de ese proyecto Tweet your MEP, pero sigue creciendo la presencia de Facebook, una plataforma que ya se usó en las pasadas elecciones europeas de 2009.

Precisamente estos días se estrena en España la película La Red Social, dirigida por el brillante Robert Fincher, donde se narran las peripecias del padre de Facebook, ese gran invento de un alumno aventajado de Harvard (Zuckerberg) que ha cambiado nuestras vidas, ya sea porque ha magnificado nuestra visibilidad, ha abierto ventanas al reconocimiento público, y hasta ha amparado la explosión de nuevas afectividades, o por esa extraña proximidad del contacto online y las enormes posibilidades comunicativas de una red que funciona como una gigante conexión neuronal de más de 500 millones de usuarios en todo el planeta.

A los que estamos habitualmente conectados, siguiendo la información de Bruselas, no nos sorprende nada ver a los eurodiputados actualizando su información en Facebook en los plenarios. Lo que nos extraña son precisamente sus ausencias. La información online permite captar la atención y la posibilidad de movilizar a centenares o miles de personas. En el caso del Parlamento Europeo, en su página de Facebook se da cuenta de todas las disposiciones y leyes aprobadas, de los debates, temarios, reuniones, comisiones, visitas, etc. aunque nunca se profundiza en los debates ni se analiza a fondo la cuestión política. Uno de los puntos fuertes de la página oficial del Parlamento Europeo en Facebook son las imagines (fotos del día) que suelen generar debates espontáneos entre los seguidores, normalmente y de forma espontánea esos comentarios son en inglés, yo misma suelo comentar allí, aunque muchos comentan en su propio idioma, generando una suerte de Babel bastante ilustrativa de un multiculturalismo y de un multilingüismo muy presente, a pesar de que el inglés se vaya imponiendo de forma natural, también en las redes sociales, algo favorecido probablemente por las posibilidades sintéticas de este idioma. En la página además se difunde la tarea del presidente Buzek y se desarrolla la vertiente de relaciones institucionales, mediante imágenes y noticias breves. Aunque también es ilustrativo ver que en esa miscelánea de usuarios, países y temas, la mayoría de comentaristas tienen inquietudes parecidas, y que siendo más o menos europeístas, e incluso los extremadamente críticos con el proyecto político europeo, todos abogan por una mayor armonización, coordinación, por la puesta en común de objetivos y medios, claramente este es el caso de una energía gestionada en común, porque en definitiva reclaman que la acción política europea se concrete en resultados visibles, cuando no se vislumbra otra alternativa en los ámbitos nacionales. La mayoría de los participantes en los debates en Facebook son jóvenes menores de entre 18 y 35 años, que reclaman más transparencia y cercanía, y menos lenguaje burocrático.

Siendo cierto que el usuario de Facebook está altamente motivado para recibir información, también lo es que al político le ocurre otro tanto, y puede entrar en una suerte de competición por esa visibilidad o por trasladar la imagen de estar en constante movimiento. ¿Cómo hacer que una votación o una audiencia parlamentaria sea una noticia interesante? ¿Cómo puede hacerse más atractiva la información parlamentaria? ¿Hasta qué punto ha de ser atractiva esa información? ¿Están los eurodiputados afectados por el síndrome de Facebook, es decir aquello de que si no lo dices en Facebook no estás haciendo nada? En ese sentido, la red social es exigente, pero mucho más intensa es la exigencia en el entorno Twitter, donde se esperan y se ofrecen observaciones, pensamientos y reacciones totalmente inmediatas, lo que genera un fenómeno veloz y multiplicador cuyos efectos a menudo se escapan de los objetivos del propio emisor del mensaje, que debe condensar en unos 140 caracteres un pensamiento o una narración completa sin demasiadas posibilidades de contextualizar, más allá del uso de esas etiquetas precedidas de la almohadilla, lo que se conoce entre los internautas como hashtag, que de un vistazo nos ponen al corriente de los miles de asuntos que se twittean a lo largo y ancho del planeta cada minuto. En un comentario hace unos días en la página del personal del Parlamento Europeo se barajaba la posibilidad de que en las salas de reuniones parlamentarias se introduzca en breve una red wi-fi que permita colgar un resumen de los eventos en tiempo real, con el uso masivo de las hashtags, para reconocer al instante el carácter de un evento, de una reunión y sobre todo las opiniones al respecto de cada uno.

Salta a la vista que la inmediatez de estas redes supone un verdadero reto para los viejos sistemas de partidocracia donde todo se decidía en bloque y a puerta cerrada, ya que abre las ventanas a un nuevo aire fresco en la acción política, que en caso alguno debe banalizarse, a pesar de que se caiga a veces en la tentación del chismorreo o en el puro exhibicionismo de la vida personal. Lo cierto es que la comunicación en red es una herramienta con capacidades increíbles en términos de cercanía entre político y ciudadano. En la Unión Europea se lo están tomando muy en serio y lo que para algunos es un síndrome, o adicción, para la ciudadanía resulta alentador y abre posibilidades en el ámbito de la exigencia, la responsabilidad y, en definitiva, la rendición de cuentas de los cargos públicos. Los eurodiputados están en el corazón de la Europa política y queremos una Unión Europea más cercana, ágil, transparente. Estas son muchas de las razones para alegrarnos de la proliferación de este fenómeno que (hoy es Facebook pero mañana pueden ser otros) han dado en llamar la red social.

viernes, 8 de octubre de 2010

Dos enamorados de lujo

Ayer regresaron a la palestra dos viejos líderes europeos. Dos de nuestros referentes comunes vuelven a escena para expresar con claridad el diagnóstico de la Europa de nuestros días, días en que Europa vive sumida en una discreta tensión por las veladas amenazas de ataques terroristas sobre algún punto de nuestro territorio, lo que ha reavivado el debate sobre la dicotomía entre informar al ciudadano o provocar una sensación de inseguridad generalizada. Considerando que la seguridad es una función política de primer nivel, se esperaría discreción y responsabilidad por parte de las autoridades competentes, más que alarmismo. En medio de esa sensación de irrealidad de lo imprevisible, se impregna en nuestra cotidianeidad algo que parece que no vaya con nosotros, aquella vieja cuestión de qué Europa queremos, porque con todo, y descontextualizando lo cotidiano, nuestros problemas y nuestras crisis, en ocasiones es un buen ejercicio trascender y rememorar, e incluso recrearse, en los gloriosos momentos de nuestra historia personal y colectiva. La construcción europea vivió un momento de auge entre 1986 y 1992, los años que van desde la aprobación del Acta Única Europea hasta la entrada en vigor del Tratado de Maastricht, que dejaba constancia del nacimiento de la Unión Europea, tal como hoy la conocemos. Los artífices de aquella explosión y pasión integradora fueron políticos valientes e imaginativos como Delors, Kohl y González, para mí las tres figuras claves que hicieron posible recuperar el sueño y dar aliento al proyecto político europeo.

Ayer, 7 de octubre, Jacques Delors, el ex presidente de la Comisión más recordado por todos, a sus 85 años y con esos vivarachos ojos azules, volvió al Parlamento Europeo, tras casi dos décadas, para celebrar el vigésimo aniversario de la unificación alemana. Pronunció un discurso responsable y exigente, elogioso hacia Alemania, el país que más ha contribuido y contribuye al sostenimiento de la UE, y que representa aproximadamente el 25 % de la Eurozona. Cierto es que Alemania ha venido soportando el peso de la integración, que asumió el coste de la unificación y que, por increíble y llamativo que parezca, hasta este 2010 ha estado literalmente pagando las consecuencias de las atroces guerras del siglo XX. Yo soy de las que creo que Alemania ha saldado su deuda moral con creces, y admiro el espíritu de trabajo, solidaridad y generosidad de los alemanes, aunque las palabras de Delors incidieron sobre los deberes de los alemanes y les exigió responsabilidad en los momentos complicados, como el actual. Obviamente estas reflexiones no son gratuitas y creo deben interpretarse en su más profundo sentido, porque la desafección ciudadana es el gran enemigo de la Europa que queremos construir, cuando muchas voces disidentes en Alemania empiean a caer en la tentación de enarbolar la vieja bandera de los intereses nacionales, aquellos que -inocentemente o no- se preguntan hasta cuándo su país podrá soportar el coste de mantener una moneda única. Sabemos bien que cuando en el debate político se instala la noción del coste-beneficio nos movemos en arenas movedizas, por lo que Delors, perro viejo y consciente de ello, tuvo el coraje de dar una advertencia al país germano. Si una figura como él decide alertar sobre el riesgo del pesimismo, hay razones para albergar algún temor, aunque los diputados alemanes formaron parte de los más entusiastas en un hemiciclo que ayer estaba al completo. Por cierto, no vendría mal preguntarse si tiene justificación la presencia en el Parlamento Europeo de ciertos elementos impresentables, como Gollnisch y Farage, que protestaron y abandonaron el hemiciclo cuando sonó el himno oficioso de la UE (dejó de ser oficial en el Tratado de Lisboa por imposición británica). A pesar de estos personajes, que tienen voz en una cámara en la que no creen y que desconocen la educación, se impuso ayer la Oda a la Alegría del alemán Beethoven.


Unas horas más tarde y algo más al sur, el ex presidente español González, presentaba su nuevo libro en nuestra ciudad, Barcelona. Una obra extensa donde da cuenta de su idea de Europa, que viene pasada ya por el tamiz de un cierto realismo, porque González hace hincapié también en el concepto de los derechos y deberes (coincidencia con la reflexión de Delors al respecto de Alemania), porque Europa compromete al ciudadano en su sentido más amplio. Si González exige compromiso ciudadano, también demanda que los derechos de la ciudadanía europea sean inherentes a cada uno de los ciudadanos europeos, es decir que viajarían con él por toda la Unión Europea (o eso tan evidente y necesario del reconocimiento mutuo de las titulaciones universitarias), algo que no acaba de ser exactamente así, y que el ex presidente denuncia reiteradamente en su libro, aunque no es fácil valorar si ello tiene que ver con el bajo índice de movilidad en Europa o con esas barreras intangibles que parecen limitar unos intercambios tan necesarios para dar vitalidad a la Unión. Nos relata González en su libro todos aquellos elementos que dejan a las claras las carencias de la Europa política, un territorio común donde los derechos políticos no se realizan plenamente, en que las elecciones europeas se establecen sobre criterios partidistas nacionales, o en las patentes dificultades para la cesión de soberanía y para la aceptación de esa cesión de poder por parte de los ciudadanos de los Estados miembros, achacable a la incapacidad de transmitir correctamente los mensajes desde los gobiernos estatales. Manifiesta el autor su inquietud por el debate identitario tal como se está planteando en Francia, un estado que fue referente en la creación del concepto de ciudadanía (jus soli) con independencia de los términos de sangre o de procedencia. En esta línea argumental, González reivindica el espacio público y europeo y el sentido de pertenencia a ese espacio común, y cita como ejemplo que en las últimas Olimpiadas la suma de medallas de los países de la Unión Europea superó en un 30% al total de las medallas de los Estados Unidos, algo que ha pasado totalmente inadvertido a la opinón pública. Este fenómeno genera un debate recurrente, muy comentado aquí en este blog desde los inicios, un debate que parece no tener fin, ¿por qué no se informa en clave europea y se hace exclusivamente en clave nacional? Nosotros somos de los que claramente estamos en esa batalla, a pesar de que Europa sea muy útil y conveniente como chivo expiatorio, que sea aquel culpable de todo lo malo que uno siempre tiene a mano, incluso de las medidas de recorte y la reforma laboral que el gobierno español ha tenido que aprobar este año. Es la dinámica banal de echar la culpa a Bruselas de las medidas impopulares, en un ejercicio de irresponsabilidad y desprestigio totalmente injustificable, pero que se ha venido practicando de forma endémica. Aun así, González tiene para todos y se despacha criticando el sistema institucional de Bruselas, especialmente cuando pone el dedo en la llaga sobre el "lenguaje de madera" y la insistencia en expresar los estados de ánimo de los dirigentes europeos. He de confesar que me sorprende un poco la queja del ex presidente en este aspecto, porque precisamente las instituciones europeas expresan su estado de ánimo en las comunicaciones buscando despertar interés en los comunicadores, que son a fin de cuentas el canal de conexión con el ciudadano. En cuanto al lenguaje de madera, discrepo levemente, es cierto que la jerga comunitaria puede causar rechazo, pero también lo es que la política comunitaria tiene sus propios códigos y que a menudo estos códigos son mucho más eficaces comunicativamente hablando que los ambiguos códigos de retórica vacía que predominan en los debates políticos nacionales. Desde mi punto de vista particular, lo tecnocrático no tiene necesariamente que estar reñido con la eficacia y la proximidad, y especialmente en cuanto a una acción política más eficaz, directamente relacionada con la rendición de cuentas. La idea de Europa que nos presenta Felipe González es a fin de cuentas una reflexión muy crítica y exigente, y apunta a un doble compromiso, político y ciudadano. Nunca está de más. Quiero desde aquí expresar mi más profundo agradecimiento a nuestros dos viejos líderes por seguir en esa batalla y por demostrar así que siguen siendo dos enamorados de Europa, gracias por su incondicional amor al proyecto europeo.

lunes, 4 de octubre de 2010

Cómo avanza el Espacio Europeo de Investigación


La Comisión Europea ha hecho hoy público el Informe que evalúa la contribución al Espacio Europeo de Investigación, desde el ámbito científico donde precisamente desarrollo mi trabajo, en el de las Humanidades, Ciencias Sociales y Políticas.

Este estudio desgrana los avances en distintos programas marco sobre la evolución socioeconómica, así como la gobernanza y la ciudadanía en la sociedad del conocimiento.

De forma más concreta, el estudio evalúa el impacto real de esos programas marco que están funcionando sobre cuatro elementos:

* Las políticas de investigación en Ciencias Sociales y Humanidades en cada Estado miembro.
* Los efectos estructurales de los nuevos programas de investigación a cargo de la Comisión.
* La importancia de la inversión en las infraestructuras de investigación en estos programas.
* El impacto del programa en las carreras profesionales de los investigadores participantes.

No pretendo resumir las 152 páginas del Informe, perfectamente detallado, documentado e ilustrado, por lo que invito a que entren aquí para acceder al Informe completo y sus conclusiones, aunque creo destacable resaltar la idea de que en este área del conocimiento la política de investigación está básicamente dominada por la agenda política nacional, de modo que es difícil valorar la relevancia a escala europea, aunque se reconoce como hecho claramente positivo que el Programa Marco ha contribuido a acelerar la interacción entre algunos investigadores y los actores políticos. También se destaca el incremento de la movilidad paneuropea entre investigadores, a pesar de las diferencias en cuanto a estrategias investigadoras y de financiación entre Estados miembros. La observación de los resultados invita a sugerir la conveniencia de asegurar la coherencia entre los distintos instrumentos, en vista de que las acciones de lo que conocemos como la Europolítica tienen impactos muy distintos en cada país. Por ello, la Comisión insiste en fomentar los efectos estructurales de los grandes instrumentos financieros, para avanzar en la investigación comparada en términos metodológicos, y para posibilitar la obtención y análisis de datos a escala europea, facilitar la cooperación entre las disciplinas que afecten a una misma área de investigación, y desarrollar infraestructuras comunes (o bien compartidas), lo que supone instalaciones, base de datos, indicadores, metodologías, etc. Por último, se plantea la necesidad de mejorar la difusión de los trabajos y estudios, así como de las técnicas de gestión de proyectos.

En definitiva, buscamos para la Unión Europea un modelo de investigación interdisciplinar, trabajando hacia un modelo de investigación comparada, fomentando también la inversión nacional en ese ámbito, facilitando la autonomía del investigador, pero propiciando el trabajo en equipo. En la parte final del Informe se incluyen ejemplos concretos del impacto político de algunos proyectos de investigación en Estados miembros de la UE, especialmente en lo que respecta a transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad en la acción política. Estos logros, aunque parezcan escasos, auguran buenas opciones de futuro, pero sobre todo resaltan la necesidad y relevancia de la tarea de los investigadores en el campo de las Ciencias Sociales y Políticas para mejorar la acción de gobierno y la gobernanza europea.

viernes, 1 de octubre de 2010

Elecciones europeas: una reforma imprescindible


¿Alguien recuerda cuándo fueron las últimas elecciones al Parlamento Europeo? Fueron en junio de 2009, hace algo más de un año, las próximas serán en 2014, queda mucha legislatura por delante, y precisamente este es el momento idóneo para plantear seriamente el debate de la reforma electoral, porque claro está que algo no funciona a la vista de los elevados índices de abstención y, sobre todo, de la escasa popularidad y conocimiento de las tareas que desarrollan los eurodiputados, de la pobreza del proceso electoral, de la opacidad en la elaboración de las listas o de la escasa visibilidad o transparencia, para el común de los mortales, de lo que sucede entre Bruselas y Estrasburgo (por cierto, ¿para cuándo una ILP que presione para la eliminación esa absurda y costosa doble sede?) .

El sistema electoral no se ha reformado desde su instauración de las primeras elecciones europeas, en 1979, momento en que los Estados miembros dejaron bajo su control tanto la elaboración de listas como las posibilidades de desarrollo institucional, sometióndolos en muchos casos a las propias constituciones nacionales. Por ello, cualquier reforma sobre el sistema de voto o reglamentación implicaría que algunos Estados miembros deberían reformar sus constituciones, la clásica forma de blindaje de la reforma legal. Más allá de las disquisiciones formales, no deben descartarse las posibilidades de reforma que se nos abren, y es que la necesidad de la reforma viene dada por varias circunstancias, la más evidente es el incremento de poderes y funciones del Parlamento Europeo, que pasa a ser un organismo decisorio en gran parte de las áreas políticas. Ese aumento de capacidad se ha visto perfectamente reflejado en la febril actividad de los europarlamentarios en los últimos tiempos, y en su esfuerzo por europeizar y democratizar las decisiones comunitarias. Este esfuerzo ha sido intenso en este último año, tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa. A pesar de ello, no va acompañado de una mayor aceptación ciudadana de esta institución que, por lo demás, es la que representa la soberanía popular en Europa.

El Parlamento Europeo es la única institución electa por el pueblo directamente, sin representar los intereses nacionales (que ya tienen su debido reflejo en el Consejo), por lo que es un organismo puramente transnacional en su concepción y concebido en clave partidista, no estatalista. En este contexto, se están realizando estas semanas debates en torno a esa reforma electoral, como es el caso de la propuesta liderada por el británico Andrew Duff, que sugiere la necesidad de elaborar listas transnacionales para europeizar la campaña electoral y galvanizar los partidos europeos. Se trata de romper con el monopolio de los Estados miembros en este asunto, que utilizan la campaña para debatir sobre política nacional, castigar a los gobiernos de turno, o bien para colocar en sus listas a los candidatos en función de intereses puramente partidistas. Ahora bien, consciente de las dificultades que esto podría suponer en algunos Estados miembros, la propuesta de Duff tiene algunas peculiaridades, y por ello sugiere que se se cree una circunscripción adicional con 25 eurodiputados que serían elegidos en listas transnacionales, de modo que cada elector tendría dos votos, uno para elegir a su candidato nacional o regional, y otro para elegir a su candidato transnacional. De lo que se infiere que se crearían además circunscripciones regionales, y en la propuesta de Duff esto se proscribe para aquellos países de más de 20 millones de habitantes.

Lo cierto es que esta propuesta es loable, pero insuficiente. Creo que debe interpretarse como un paso intermedio hacia una futura institución parlamentaria mucho más democrática y representativa, que no lo será hasta que las elecciones no sean verdaderamente transeuropeas. Entre las ventajas más evidentes de la presencia de listas paneuropeas sería que propiciaría la presencia de diputados con capacidad de liderazgo, elevaría el nivel de debate, desnaturalizaría el uso abusivo del voto táctico (o útil) y acabaría por siempre con la dinámica de las desgastantes y poco constructivas campañas electorales en clave nacional. Al margen de la desaparición de la clave nacional y los intereses partidistas, la reforma sería una ocasión adecuada para dar relevancia a la representatividad regional, ya que el organismo existente al efecto, el Comité de las Regiones, está teniendo serias dificultades para incidir en la legislación europea, por lo que cabe preguntarse si el Parlamento Europeo podría ser una institución más idónea para canalizar las necesidades políticas de las regiones o de los gobiernos subestatales, liderando así una nueva Europa política más representativa y federal.

A simple vista puede parecer un debate meramente formal, pero se trata de algo tan esencial como la cercanía del ciudadano, la representatividad en clave netamente europea, y la posibilidad de que la ciudadanía incida directamente sobre una Europa, que para algunos es percibida como una intrusa en la vida ciudadana, sin demasiado derecho a ello según los más escépticos que, dicho sea de paso, sus razones tendrán. Cierto es que el debate se presenta complicado, y se verá obstruido por aquellos partidarios de preservar el cómodo status quo. Pero Europa necesita creatividad e innovación, también en el ámbito político y esta reforma abre muchas posibilidades, brinda la oportunidad de conocer más de cerca a nuestros eurodiputados o de premiar y penalizar a cada uno de ellos según su empeño, y tendrá una consecuencia muy deseable: crecerá el respeto por una institución que, conviene no olvidarlo, está para servirnos.